lunes, 21 de abril de 2014

LAS MIELES DEL DIVORCIO | MONICA GAMEROS | Libro Online





LAS MIELES DEL DIVORCIO
México 2014

Tienes razón,
cuando callo estoy ausente,
de ti de mí,
de toda esta mentira...






[INTRO]

I

Que dicha ver al monstruo,
entre los escombros del amor que te ofrecí, ahora,
como el minotauro dentro del laberinto,
perdido.


 II

El amor es una bomba de tiempo.
Sensible al tacto,
si lo pierdes,
sensible y efímero,
es destrucción absoluta.


III

Irme de tus dedos,
escaparme de tus ojos,
al final sólo queda la urgencia
                                 de no cederte el corazón
                                                                   nunca más.



1



Toqué fondo.
Busqué el charco de toda tu miseria.

¿Quién quiere fango en el corazón?
Sólo tú.
Te aferras a la herida,
siempre quieres abrirla,
una y otra vez,
aunque sea a tirones,
aunque sea con las uñas,
aunque sea con los dientes,
de perdida,
con la resaca de todos los días.

¿Quién quiere fango en el corazón?

Toqué fondo y busqué el charco de toda tu miseria.

Sin sorprenderme de todo lo que había recolectado,
tomé un poco y escribí adiós.



[NOTAS PARA LA FUGA]


I

De amor nadie sabe nada,al parecer es una palabra tan amplia
que cada uno entiende lo que mejor le plazca,
cada una siente lo que le da la talla. Por eso,
a veces pienso que el amor es como un fantasma,
o como una idea que nunca baja a tierra,
aunque tampoco vuela,
anda y no, surge y no,
vive, suspira
y en el momento menos pensado, zaz,
se muere, se suicida,
se esconde, se disfraza.

De amor no sé mucho,
sólo sé una cosa,
segura estoy de esto que sé...

Si duele,
no es amor.


II

Después de tanto conflicto,
de callar la voz, de bajar la guardia,
de almacenar paciencia, por fin,
desbordada, estallo y me decido:

Hoy es el último de tus días
junto a mí.


III

Disoluto pueril
solo causas hilaridad
con tu absurda existencia.


IV

Tú qué sabes del amor,
qué sabes de la vertiginosa caída,
de la lenta caída,
qué sabes del vértigo eterno
en el que tiempo y espacio
pierden dimensión.

Caigo de bruces y me deleito con el viento
que  me lleva a bordo
y vuelve lenta la caída.

Caigo con el tiempo y éste
convierte mi cuerpo en frágil recuerdo.
 Caigo vertiginosa. Caigo al centro de una espiral
a la que llamamos amor, locura, agonía.

No temo llegar a tierra,
cuánto más caigo,
más lejos queda el fondo,
cuánto más caigo,
más grande es el espacio, entonces,
me convierto en estrella que grita desde el pasado
y en coro canto alegorías, cuento los segundos en reversa,
cuento epopeyas del tiempo
que ha dejado de existir.


V

Me recupero dentro de un baúl,
lo abro con la intención de liberar al demonio
que era antes de entregarme a ti.

Hoy la pausa se acabó,
hoy la que era antes de conocerte, canta y baila, por fin
liberada, suelta, como una brisa que viaja sin pausa,
sin murallas que la contengan,
soy brisa y me encanta escapar.


VI

Mi fidelidad es conmigo.
El amor no implica permitirte ser el dueño de mi cuerpo,
menos dirigir mis sueños, decidir mi futuro, limitar mi gozo.

Si no presionas soy generosa.
Si no temes, puedo enseñarte que el amor
es la mejor de las drogas.

Pero temes, inseguro apuestas por lo peor
y te entregas a la desdicha,
por eso, me voy.


 
2

El perdón no sirve de nada,
siempre lo vuelven a hacer.



[NÚMEROS ROJOS]

Lo único que se pierde con cada descalabro,
es la inocencia.

Lo único que perdí al tropezar contigo,
fue mi credulidad.



[MAR MISERIA]

Hay quienes de amor no saben nada
y lo confunden o se confunden
o nos confunden con el resto.

Narcisos, confunden el amor con egocentrismo,
lo único que saben, es amarse por encima del mundo entero.

Hay quienes se confunden y se ahogan en medio de dudas
provocadas por su ego herido,
por su estupidez para amar y, así,
        [creen que aman.

En el fondo, lo único que hacen es temer,
lo único que conocen es su propia miseria.

-Me sorprende la pena que siento por tanta confusión-

¿Qué va a ser de ti? -pienso-

Siento pena al imaginarte el primer día que te veas en silencio,
en medio del vacío y, solo, escuches el eco de tu egoísmo,
rebotando entre las paredes de tu inmensa miseria.

Me sorprendo al pensarte confundido. Ese,
será el día que enfrentes a la gigantesca soledad.

Pobre, pienso.                     Te compadezco.
 Pobre, pienso, y en silencio
sonrío,
lejos de ti, contemplo el horizonte,
el magno resplandor
de la vida sin ti.


 [BOCA DE NUBE]

Boca de nube, palabras en parvada
Mi corazón es de agua, mi lengua
una lanza.

Mis manos picos y palas,
cavan para sepultarte
en el centro del olvido.

Parto en barca desvencijada,
me alejo de tu puerto,
de tus mentiras en avalancha.

Grito desprecio, grito LUJURIA.

Cuelgo tu sombra en el filo de la puerta,
sólo para no olvidar,
para no dejarme convencer
por tu alma envenenada.

Boca de nube, palabras en parvada

Jamás volverás a cruzar la frontera.
No serás admitido ni siquiera de paso
porque teniendo banquete en la mesa
te conformas con tristes migajas.

Boca de nube, palabras en parvada.

Dime adiós y quédate bajo la mesa.
Abre las fauces violentas
sigue con tu miseria,
desde hoy, para ti
sólo hay vacío, eco, la nada



3

[Abrir la puerta
y ceder paso al hermoso olvido]



A veces sueño que soy Mallory Knox,
sueño que vienes a buscarme,
que me sonríes,
que levantas tu cerveza y me dices que soy bonita,
que acaricias mi mejilla,
que esperas mis besos y lo que encuentras
es mi hartazgo.

A veces sueño que canto bajo tu ventana
mientras enciendo la mecha,
que canto BORN BAD
mientras amarro el auto
y me estrello contra tu casa.

A veces sueño que no contesto el teléfono,
que no voy a la cita,
que no te invito a mi casa,
que no te abro las piernas,
que no te creo nada.

A veces sueño que soy Mallory Knox
con hacha en mano
y una hermosa danza...



[ABSURDO]

I

Ridículo, nervioso, paranoico,
aplasto las veredas del tiempo en tu cara.

En qué afecta a tu labia, tu sopor y tu sentimiento
el uso de mi cuerpo.

En qué afecta a tu lengua el uso de la mía.

Floto entre vientos cruzados,
entre mares de disidencia,
entre cantos de guerra.

En qué afecta a tu calma mi andar austero,
mis manos sobre hojas de papeles que hablan de lo incierto,
del anhelo, del sueño que desea igualdad entre gentes
de diferentes tientos.

¿Afecto tu calma?
¿Tu cómodo asiento?
¿El ensueño de tu pensamiento?

¿Cómo no luchar contra corriente,
cuando la manada va directo al matadero?

¿Cómo me pides silencio?


II

Te equivocabas cuando teniéndome desnuda
hablabas de mi desquiciada forma de ofrecerte
humedad, destello, lujuria
                              [y me llamabas hielo.

Te equivocabas cuando detenías mis besos
mi lengua, mi fiebre.

Te equivocabas cuando me decías furia

Me sorprende tu extrañeza al primero de mis pasos.
Me extraña tu sorpresa al negarme a volver a tu cama.
Sonrío sí, pero no es venganza, sino absurdo/ ironía/
complicidad al recordarte impactado,
y doy eco a los silencios de mi nuevo amante,
jadeo por él, gimo por ti, brindo por mí,
                                                    [convertida en extrañeza.




[BANDERA BLANCA]

I

¿REVANCHA? No,
el odio me parece inútil,
en realidad me da pereza.

No quiero gastar ni un segundo más en tu sombra.

Eres la piedra del camino,
la misma que arrojé
al abismo del olvido.


II

¿Odiarte?

Me niego a seguir sintiendo cualquier cosa por ti.
Incluso odio, incluso
piedad.

Lo que me sorprende es tu empeño para lograrlo,
lo que no me sorprende
               [es tu despilfarro para lograrlo.

Tiempo al tiempo, uno cosecha lo que siembra.
         Yo siembro amor, paciencia, besos.
Ya veremos qué resulta,
ya veremos qué cosechas.



[TREGUA]

Quieres hablar de paz, de redención, de amor,
pero no dejas de lado los malos hábitos de esta sociedad
que te ha enseñado que ser MÁS es ser MEJOR
y quieres más, oh sí, siempre quieres más:
pobre diablo, al final
ganará el inmenso vacío que domina tu lengua.



[PREDECIBLE]

No sé cómo decirlo porque en realidad
no me interesa cuidar las formas,
ni siquiera sé para qué decirlo,
no le encuentro importancia,
es cómo un secreto que se guarda
aunque  ya todos saben lo que pasa.

No puedo esconderlo,
es un reflejo en mi cara,
un brillo en mi sonrisa,
un fulgor en mis ojos.

Es la calma de mi semblante y sobre todo
la facilidad con la que sonrío.

¿Recuerdas esa nube gris que flotaba sobre mí?
Ya no vive conmigo,
se fue en el camión de la mudanza con el resto de los recuerdos que regalé,
con todos los besos que doné y todos los sueños que envié al basurero,
                                y no me hacen falta.

Como un milagro, han desaparecido,
igual que tu voz a la que ya no detesto,
igual que el sonido de tus llaves en la puerta que ya no me harta,
igual que tus relatos aburridos,
igual que toda la pandilla de fanáticos con los que te rodeabas.

Es increíble todo lo que ha dejado de estar conmigo.

Desde que decidí dejar de amarte,
ya no siento asco por tu hedor que inundaba la casa por las mañanas;
ya no me enfermo de nada, vivo tranquila, feliz, en calma,
y por deporte
reparto besos y sonrisas…

No me malinterpretes,
te lo digo para que entiendas que no me interesan tus llamadas
que no me importa si vives o mueres,
si estás triste, vacío y solo.

               -De hecho así te conocí,
                no sé por qué te quejas-

No me malinterpretes, no te odio,
es simple,
en realidad, ya no me interesas.

Si te digo esto sin reparo,
es porque no quiero escucharte
parloteando sobre tu miseria,
no quiero ser la luz de tu vida,
el faro en medio del oscuro océano,
siempre en guerra.

Soy sirena
              -así me conociste,
              no sé por qué te quejas-

Soy canto, lujuria.
-pecado decían los antiguos mediocres-
Puta como solías decirme,
lujuria y risas,
lujuria y éxtasis,
lujuria,
sólo lujuria.



4

Nada existe para resanar un corazón oxidado,
lo mejor es dejarlo en el sitio exacto
donde tuvimos la mala suerte de encontrarlo.



[AVE PHOENIX]

I

Qué podría hacer al mirarte, confieso
que ni siquiera me provocas hastío,
sería inútil en el segundo mismo.

Abismo de lo absoluto en el que tus palabras     
 -inútiles-       
pretenden destruir al mundo.

Cínica, me deleito en la contemplación del vacío. Ahí,
sólo eres un miserable que se come a sí mismo.

Antes, me causabas pena.
Hubo un tiempo en el que –incluso-
                                       [sentí compasión, hoy,
no eres más que una plaga que destruye –impulsivo-
al ritmo del miedo por tu propia extinción.


II

Un día, uno de tantos,
decidí que nada me obligaría a no seguir la senda trazada,
nada me obligaría a responder las preguntas inquisitorias,
nada me haría mover un dedo para que algo que no deseo fuera posible.

Un día decidí que sería feliz,
que nadie podría empañarme el parabrisas,
que nada tan sucio y banal como el dinero podría arruinarme la sonrisa,
que nadie podría convencerme de hacer nada que no quiera.

Un día decidí,
porque recordé quién era antes de la insana compañía,
antes de la añeja y abigarrada mueca
flotante sobre alcohol y melancolía.

Un día recordé mi ímpetu para saltar y salir del hoyo del conejo blanco,
recordé la pastilla azul, la parvada que se convertía en nubes
y mis ojos, atados al horizonte.

Un día decidí que volvería a ser mía
y aquí estoy, completa, aferrada a mi sombra,
colgada de mi sonrisa.

Un día decidí volver a ser yo,
y aquí estoy, deslizándome sobre la brisa,
fluyo por mí misma,
como siempre, enfrento lo que venga sin temor,
sonrío y hago frente al día.

No doy paso en reversa,
busco vereda,
si no existe,
la surco y sigo.


 
[LO QUE NO SOY]

No soy del club de los arrepentidos,
Tomo decisiones y jamás
                            [vuelvo sobre mis pasos...

Lo que no soy es lo que quieres de mí,
por eso dije adiós,
qué te hace pensar que volvería a escucharte,
qué te hace pensar en volver a susurrar tus mentiras en mi oído.
 Por qué te cuesta creer que no soy esa que tú crees.

Lo que no soy es calma,
lo que no soy es silencio,
lo que no soy es sumisión.

Tienes razón, la mayor parte del tiempo
todo fue una representación. No iba a terminar
con tu falsa idea de felicidad, en realidad
me era más cómodo guardar silencio y seguir
apostada en la comodidad de tu evasión,
de tu culpa pagando las cuentas,
de tu ego cerrando la puerta.



[RARA]

Soy la rara,
la que no encaja,
la que nunca resulta suficiente.

Soy rara
porque tengo cierta belleza
que nunca es la que se espera.

Me falta la cabellera rubia, los ojos claros, la nariz respingada,
la figura sencilla.

Me sobra palidez para ser latina,
me falta blancura para ser de raza blanca.

Mis manos son frágiles y delgadas,
se maltratan fácilmente,
no me sirven para ser obrera,
pero como me gusta hacer arte-sanía,
insanas las manos no me sirven para ser la señora de casa,
de hecho nunca he podido ser la gran señora que finge y calla,
que sumisa pierde la vista,
que discreta guarde decoro ante el teatro de su infeliz vida.

Para ser comunicadora, no supe nunca guardar silencio.
Para hablar en radio no tengo la voz de mujer fumadora,
sino la de una niña malcriada que impertinente habla,
inoportuna pregunta, rebelde replica.

Para ser madre resulto una loca fantasiosa y divertida
o eso dice mi hija.

Soy la rara que piensa,
la loca que sueña,
la adicta aficionada a las endorfinas,
la cínica romántica que busca el amor sin encontrarlo,
porque aún creo que el amor debe ser ligero,
libre, sin condiciones ni chantajes,
sin mentiras sin celos,
sin dolor.



[FIDELIDAD]

Soy Yo
me amo más de lo que he amado
cualquiera de tus palabras,
cualquiera de tus caricias,
cualquiera de tus promesas.

Soy Yo, la adicta al amor. Yo,
la que no teme amar. Yo,
la que no entiende por qué
debiera olvidarme de mí.

Soy yo,
la que no entiende por qué
deberías ser mi dios.

No eres tú,
es tu madre y tu padre educándote,
son tus palabras de desdén,
y esa forma tan tuya
de piratear al amor.

No eres tú, sólo soy yo.
Yo que no soy la mitad de tu naranja
sino una grande y jugosa manzana.

Cierro la puerta y de ti
sólo escucho una palabra:

-       P U T A,  gritas.
Sonrío.
Me confieso: Sí,
si la fidelidad a mí misma
me convierte en puta,
sí lo soy.

Soy dueña de mi cuerpo.
Soy dueña del amor que me llevo en la bolsa.
Y soy radical: prefiero irme
    a estar sola contigo.

¿Cómo dices?
¿Que soy una zorra?
¿Qué soy una perra?
 No mi amor, no soy una zorra,
Sólo soy una estruendosa tormenta,
un huracán encendido.

Te idealicé hombre completo,
no la mitad de un fruto podrido.

Así que hoy te digo adiós,
te deseo que un día logres entender al amor,
que ilumine tus días.

Debe ser muy difícil vivir así
-por siempre-
                                               sólo contigo.



[MUJER PERFECTA]

Soy la mujer perfecta hasta que tocas mi piel
y te das cuenta de que soy real,

hasta que escuchas mi voz contando los días
y escuchas que describo cada arista del tiempo,

hasta que ves mi corazón punzante
y sientes el látigo de mi mente dispersa.

Soy la mujer perfecta entre sabanas hasta que ves en mi vientre
un cerrojo sin combinación.
Soy perfecta frente al espejo,
imperfecta frente a tus ojos.

Al final no importa.
Ni tú, ni la sombra de la mujer muda,
que paciente
espera que se termine en mí la paciencia,
que le ceda el turno,
que le deje el hueco.

Al final no importa nada,
sólo importa ser real.


 
5

El amor nace frente al espejo


[LA FELICIDAD SE LLAMA
DIVORCIO]

I

Hoy desperté sonriendo
Sin frío.
Sin suspiros.

Hoy desperté cantando
 No pude evitarlo
Ya no estabas cerca.
Ya no me ahoga tu presencia.

Sobre mí, no hiede tu celo.
 Ya no me aplastas. No me silencias.
No me arrinconas a la sombra.


II

A veces se nos olvida todo:
el resplandor de una sonrisa,
la tormenta de un beso,
el desierto del olvido.

A veces se nos olvida lo más importante,
se nos olvida que el amor
nace frente al espejo.


III

Qué es eso de tener al revés el corazón.
Por qué tenerlo poroso, expandido, a ratos
comprimido.

Qué es eso de llevar el corazón abierto entre las manos,
sin resguardo; ofrecerlo sin convenio,
siempre entre suspiros.

Por qué brindarlo al obseso, al explorador,
al turista emocional.

El corazón no es un dulce barato, en realidad,
podría ser un bien inmueble, un condominio.

Hay quienes lo usan por su capacidad como si fuera hostal,
algunos lo tienen como vecindad, tugurio, table dance.
Hay quienes lo usan como un circo de tres pistas.
         Los hay que -llenos de recelo- lo transforman en gatillo,
en jaula, en hospital, en manicomio.

Qué es eso de traer el corazón arenoso, árido o pantanoso.
 Por qué venderlo, sedarlo, cegarlo.
Por qué resguardarlo... De qué, de quién lo celan,
Por qué ofertarlo en puja, por qué rentarlo.
Por qué dejarlo en un cajón,
archivado, coleccionable.

Jamás lo entenderé, lo sé,
jamás podré.




[DÍAS EXTRAÑOS]

Mi vida siempre ha sido círculo,
elipse, galaxia, infinito.

Nací un día 8 de un mes 8,
un infinito torbellino de circunstancias,
un infinito ir y venir,
un infinito huracán que trae gente a mi vida y luego,
se la lleva.

He aprendido a no llorar por las personas que dóciles,
se dejan arrastrar por vientos, huracanes y  tormentas.
He aprendido a esperar, porque arrastradas, involuntarias,
siempre vuelven.

Hace dos décadas, vivía sombría; hoy
vivo sobre el brillo del mar,
sostenida de la mano de una niña que sonríe todo el tiempo,
que me ha enseñado a tener valor para enfrentar la vida,
que me ha enseñado lo real del amor,
el canto de la risa,
lo cristalino de las palabras puras.

Cuatro décadas. He aprendido a desprenderme,
a levantar el vuelo justo antes de llegar al piso,
a no dejarme vencer por mi adicción a la libre caída.

Tanta gente se ha ido,
tantas otras han vuelto.

Tantas personas han permanecido.
Imprescindibles, siempre están ahí,
en vilo.

Tal vez algo que ha sido también círculo,
es la recuperación de mi sexto sentido
& ese valor de seguir el camino elegido.

Confirmo mi costumbre- principio- regla:
Ser paradoja, aprender de cualquiera,
no retroceder en mis pasos,
asumir las consecuencias,
y sobre todo,
no arrepentirme de nada.


[TEDIO]

A veces extraño al amor, los segundos vueltos eternidad.
Extraño el cuerpo de un hombre enconchado para cuidar mis sueños,
las miradas, los largos silencios y los besos en cascada: LUEGO
pienso en los días, las noches, la rutina, entonces
                                                                      [me vuelvo brisa.



¿Cómo por qué debería extrañarte?
¿Por sintomatizar tu desdén?
¿Por perder la voz y luego ser catarata de desamor?
¿Por la angostura que ahogaba mi pecho?
¿Por la tristeza adherida a la mueca
que suplía mi hermosa sonrisa?



[VENTAJAS DE LAS MIELES DEL DIVORCIO]


1 SALUD



Respuestas al poeta asediado
por la soledad en ruinas
a Don Jaime Sabines por su luz


Las amorosas -románticas- gritan de placer,
ríen por las calles porque se pertenecen por completo,
porque al ser suyas se comparten.

Los amorosos -libertarios- no buscan, no olvidan,
se hacen parte de la vida, de la historia.

Las amorosas -promiscuas- aman, no buscan,
no están solas, no se olvidan, no se alejan.

Los amorosos -honestos- no buscan al amor,
lo llevan dentro y lo reparten generosos, sin medida,
sin condición alguna, excepto
la verdadera pasión compartida.

Las amorosas -seguras- no pierden el sueño,
no les espanta nada,
no les preocupa la crítica,
no les importa quién habla.

Los amorosos -idealistas-
no piensan en los trenes como en cuevas de salida,
no cargan fantasmas,
no hospedan reliquias en la almohada,
no pierden la cabeza,
              saben qué el amor no es pecado,
              que la ira es una trampa,
              que los celos y la posesión se convierten en dagas.

Las amorosas que de verdad aman, no están vacías,
están llenas de caricias, de abrazos, de sonrisas;
no se desgastan en palabras falsas,
no se concentran en mentiras,
no cargan corazas.

Las amorosas y los amorosos se aman,
entrelazan sus manos,
se unen al atardecer para saciarse
sin pensar en la eternidad.



2  LIBERTAD


A veces me dan ganas de tener amante,
uno que siempre sea el mismo,
uno que sonría en días nublados,
uno que sea un sol en media noche.

A veces, quiero alguien que ocupe la mitad de mis días,
alguien que charle mientras hacemos el amor,
alguien que ría sofocado de placer.

A veces, no siempre, casi nunca en realidad,
quisiera un cuerpo junto al mío.

A veces me dan ganas de tener esa cosa rara,
tan añorada, tan idealizada, pero luego
me da un antojo de chocolate,
como si el mundo entero fuera de chocolate amargo
y pudiera saborearlo todo.

Entonces me olvido de eso tan añorado,
tan idealizado y sonrío.

A veces, sólo a veces,
hay veces en que podría ser algo más,
pero sólo es a veces...



3 CORDURA


Mi corazón, amplío sereno osado,
busca la música del murmullo,
busca la sombra de los dedos hoja,
busca las palabras.

He sanado las heridas, hoy
persigo el sol en nuevos labios,
suspiro mientras le dibujo en mi memoria,
él suspira mientras llama y espera,
porque ha de volver cada tanto
para exterminar la convención del tiempo y amarme,
como si nunca se hubiera ido,
y vuelve,
se entrega, completo, luego se va
mientras promete volver
y me pide que vea el tiempo
como un avión de papel en pleno vuelo.
Y le espero mientras le guardo el corazón,
Le espero mientras juego con los alfiles
y le reservo el corazón.





















Del libro
LAS MIELES DEL DIVORCIO
LETRA NEGRA editores (Guatemala 2012)
1era. edición.
Cascada de Palabras, cartonera 2012

2da. edición.

MONICA GAMEROS

facebook GOOGLE Myspace